Fuegos artificiales sin ruido: Organizaciones que trabajan junto a ciudadanía autista piden regular uso de pirotecnia.

Noticias

Fuegos artificiales sin ruido: Organizaciones que trabajan junto a ciudadanía autista piden regular uso de pirotecnia.

El llamado de FUAN, Aspaut y Fenaut, es a que además se regule la fabricación, venta y depósito de todo artículo pirotécnico con estruendo.

``Dentro de las medidas preventivas podemos mencionar el uso de protectores auditivos (tapones u orejeras), no acercarse a la zona de lanzamiento de los fuegos artificiales, mantener una buena higiene auditiva disminuyendo las horas de exposición a dispositivos electrónicos sonoros y anticiparse a situaciones donde el ruido puede sobrepasar la norma.``

COMPÁRTELO

Valparaíso, 21 diciembre 2020. Fundación Unión Autismo y Neurodiversidad FUAN, Corporación Educacional Aspaut de Viña del Mar y la Federación Nacional de Autismo Fenaut, están realizando un llamado a autoridades a regular sobre esta materia, para que se levanten iniciativas en que se considere el uso de fuegos artificiales sin estruendos.

Esta materia ya ha sido regulada en países europeos y en más de veinte municipios en Argentina, donde se ha optado por espectáculos lumínicos, lo que demuestra que se trata de acciones factibles de implementar.

“Esta propuesta la venimos socializando desde el año pasado, cuando solicitamos públicamente que se modificaran las bases de licitación de los fuegos artificiales, exigiendo a la empresa proveedora que redujeran al 75% los ruidos provocados por la pólvora, y que además se elaborara una ordenanza municipal para regular esta actividad, para finalmente en un período de 5 a 10 años cambiar la celebración de fin de año por otra más amigable con nuestra ciudadanía autista y con la sociedad en general, en el marco de una festividad inclusiva”, señaló Viviana González Villarroel, Directora de Centro Educativo Aspaut de Viña del Mar.

“Esto debe ir acompañado de un plan de concientización al respecto, porque a lo largo de los años hemos naturalizado el uso de la pirotecnia como un gran festejo masivo, que ha mantenido ocultas las graves y negativas consecuencias a nivel auditivo, sensorial y de profundo estrés que esto trae en especial para personas que presentan condiciones de percepción y sensibilidad agudas, como el caso de personas autistas, adultos mayores, niñez, personas en situación de discapacidad y/o con algún grado de dependencia. Y a todo esto debemos agregar los grandes niveles de contaminación acústica a los que nos exponemos todos como sociedad. Nosotros somos padres de tres hijos autistas y cada año debemos salir de la ciudad, para no exponer a nuestros hijos a un estrés sensorial que sabemos sería muy dañino para ellos”, precisó Gabriela Verdugo Weinberger, Presidenta de Fundación FUAN.

“Por recomendación de la Organización Mundial de la Salud, el ser humano no debería exponerse a sonidos que sean superiores a 140 decibeles de presión sonora. Los fuegos artificiales pueden generar hasta 150 dB. Sin embargo, mantener distancia desde la zona de explosión, sumada a medidas preventivas, puede disminuir el riesgo de daño auditivo. Dentro de las medidas preventivas podemos mencionar el uso de protectores auditivos (tapones u orejeras), no acercarse a la zona de lanzamiento de los fuegos artificiales, mantener una buena higiene auditiva disminuyendo las horas de exposición a dispositivos electrónicos sonoros y anticiparse a situaciones donde el ruido puede sobrepasar la norma”, detalló Daphne Marfull, Master en Audiología Clínica, Directora (s) Escuela de Fonoaudiología de la Universidad de Valparaíso.

En esa misma línea, Jacqueline Améstica, Presidenta de Fenaut, enfatizó que «año a año, son muchas las familias que deben encerrarse en baños o habitaciones para poder contener a sus hijos e hijas que no toleran el daño auditivo. Podemos disfrutar el show de una forma menos invasiva, solo con luces pero sin sonidos. Nuestras familias lo agradecerán a nivel nacional».

Cabe señalar que la pirotecnia además cada año provoca que personas heridas deban ser atendidas en centros de salud por quemaduras, molestias auditivas o daño ocular. A esto debe sumarse el daño que se provoca en animales y aves que sufren consecuencias auditivas severas, así como afecciones cardíacas que pueden poner en riesgo sus vidas.

Finalmente, el llamado de FUAN, Aspaut y Fenaut, es a que además se regule la fabricación, venta y depósito de todo artículo pirotécnico con estruendo, para que también quede regulado su uso de menor escala, que igualmente genera contaminación sonora.